El terminal antimosquitos Qista [BAM] es un auténtico repelente de mosquitos ecológico que respeta las personas, los animales y los recursos naturales, reduciendo las molestias de los mosquitos tradicionales y tigre hasta en un 88%*. Y cada terminal es eficaz para erradicar los mosquitos en un radio de hasta 60 metros en áreas despejadas y exteriores.

Gracias a su tecnología patentada, el terminal profesional antimosquitos atrae a la hembra del mosquito en busca de presas simulando la respiración humana a través del dióxido de carbono* en pequeñas cantidades y con un cóctel olfativo. El mosquito, creyendo.

*Todo el CO2 utilizado por Qista procede de la recuperación. Qista no produce CO2 y contribuye al control ecológico de los mosquitos.

El terminal para particulares y profesionales:

BAM Urbano en funcionamiento: instalación de la trampa antimosquitos en Tahití

Principio de funcionamiento

La solución antimosquitos Qista reduce significativamente la tasa de picaduras y también actúa preventivamente al limitar la reproducción de las hembras en áreas cubiertas, incluidos los mosquitos tigre. ¡Proteja a su familia y sus hijos del peligro de las picaduras de mosquito tigre gracias a Qista!

Solo los mosquitos hembras en áreas urbanas se sienten atraídos por el terminal antimosquitos, por lo que los mosquitos machos y las hembras de zonas salvajes desempeñen al completo su papel dentro de la cadena alimentaria.

funcionamiento de la trampa anti mosquitos Qista
  • antimosquitos natural sin ningún peligro para las personas, ni durante su uso ni durante el mantenimiento.
  • Señuelo olfativo que no difunde ningún producto tóxico en el aire.
  • Solución inofensiva para las plantas, los animales y el resto de insectos.

Principio de instalación

La trampa para mosquitos exterior debe constituir una barrera: coloque los terminales antimosquitos entre su hogar y las zonas de proliferación o de llegada de mosquitos en su propiedad.

Los terminales de mosquitos Qista pueden conectarse tanto a la red eléctrica doméstica como a la red urbana.

diagrama de instalación del terminal antimosquitos


Uso de la solución Qista

Para una eficacia óptima, los terminales de eliminación de mosquitos deben ponerse en funcionamiento de primavera a otoño y los componentes de consumo deben ser reemplazados regularmente: cada 30 días los señuelos olfativos y el CO2; y una vez al año el filtro, en el marco de un uso recomendado de 15 horas por día.

La solución antimosquitos Qista tiene una huella ecológica mínima y cero riesgos para la salud gracias a su proceso natural y al uso de CO2. Los terminales Qista no representan ningún tipo de molestia o toxicidad. Soluciones probadas y eficaces, incluso contra el mosquito tigre.

*Fuente: Dr. Brigitte Poulin, evaluación del experimento BAM en 2015

Por favor, espere...

El producto ha sido agregado a su carrito.


Ver carro

El producto ha sido eliminado del carrito.


Ver carro